La evaluación como rival se centra en la simulación de un ataque focalizado como el que realizaría un adversario o rival. Nuestro ciberequipo rojo, un equipo superior y de élite, diseñará un plan de ataque e intentará acceder a su información de valor y activos de negocio aplicando tácticas, técnicas y procedimientos utilizados habitualmente por adversarios avanzados.

Tras el ataque, se analizarán las estrategias que hayan tenido éxito así como los procesos de respuesta ante incidentes y los procedimientos de notificación de vulnerabilidades. Todo ello servirá para confeccionar un informe de los objetivos alcanzados y los pasos utilizados para acceder a su información de valor y activos de negocio. A partir de ahí, le podremos guiar en los cambios necesarios para resistir mejor ante ataques reales y las técnicas utilizadas por cibercriminales.

Esta evaluación permite responder de forma proactiva a la pregunta de si una organización ha podido estar comprometida, está comprometida o puede estarlo antes de verse envuelto en la penosa realidad de tener que responder de repente a un ataque real importante. Todo ello facilita la toma de decisiones de negocio basadas en amenazas reales, además de asegurar que las inversiones en seguridad respondan estrictamente a un modelo personalizado según los riesgos específicos para su organización y no se gaste más de lo necesario.

Queremos dar a nuestros clientes el poder para que sean capaces de enfrentarse a sus adversarios de manera frontal más que jugar al interminable juego del gato y el ratón. Nuestra misión es fundamentalmente cambiar la manera en la que piensan sobre la seguridad, por eso nuestra relación principal es con la dirección ejecutiva o con el máximo accionista.

Astabis IRM es el titular de los derechos de propiedad industrial e intelectual relativos a la página web. Está prohibida cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública y, en general, cualquier acto de explotación de la totalidad o parte de los contenidos que integran el sitio web.