Podemos definir la prueba como “la actividad de las partes encaminada a convencer al juez de la veracidad de unos hechos que se afirman existentes en la realidad”. No solo hay que asegurar la prueba electrónica, sino que también hay que eliminar el riesgo jurídico derivado de una manipulación inadecuada de este tipo de pruebas.

Nuestro equipo identificará los dispositivos electrónicos y medios de almacenamiento involucrados en un determinado incidente y diseñará una estrategia de adquisición de la información de los mismos, se creará una copia exacta (bit a bit) a través de la clonación de los medios de almacenamiento originales en presencia de un fedatario público, iniciando la cadena de custodia de las mismas con el objetivo de preservar la integridad de los datos y asegurar la admisibilidad de las posibles pruebas, garantizando así la disponibilidad e integridad de las mismas en el futuro.

La utilización de tecnología criptográfica de última generación sirve para garantizar de forma científico-matemática e irrefutable la integridad de los datos. Nuestro equipo sigue las mejores prácticas internacionales y se ajustan al cumplimiento del marco legal pertinente.

Sólo utilizamos la mejor tecnología y trabajamos con metodologías, estándares y prácticas intencionalmente reconocidas, métodos que han sido probados bajo un escrutinio extremo y continuo durante la última década y que, actualmente, están aceptados a todos los niveles legales.

Astabis IRM es el titular de los derechos de propiedad industrial e intelectual relativos a la página web. Está prohibida cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública y, en general, cualquier acto de explotación de la totalidad o parte de los contenidos que integran el sitio web.